El coche volador puede ser más eficiente que el de gasolina o el eléctrico en largas distancias